Riley Reid, el juguete sexual definitivo

Lo decía Orco en la última escena de Riley Reid que publicamos: «Una mujer no necesita dos tetas infladas de silicona para que te ponga cachondo y desees follártela de todas las formas imaginables. Y esta tía es un ejemplo de ello». La prueba de que nuestro amable lector tiene toda la razón del mundo es precisamente el filme del que Fogardo extraía aquel polvazo con Voodoo, Ultimate Fuck Toy: Riley Reid, una oda de cinco segmentos protagonizados por la propia Riley, dirigida Jules Jordan y dedicada a la sensualidad de esta ninfómana confesa. Hoy disfrutaremos del cuarto encontronazo, y posiblemente el mejor de todos, con un Criss Strokes entregado al bombeo.

Comentarios

Relacionado

Bienvenido a Orgasmatrix. Usamos cookies.