Riley Reid

Ranking 33

Le llaman “la sirena sureña” y no es para menos: Riley posee una de las presencias más seductoras y abrazables de la industria. Es la novia que todo hombre querría: una monada juvenil y simpátiquísima, de sonrisa perfecta y ojazos verdes por cuyas venas corre sangre cherokee, chickasaw, irlandesa, dominicana, holandesa, alemana, galesa y puertorriqueña. No nos cansamos de repetirlo: el mestizaje siempre gana.

En su faceta profesional, Riley ya se ha convertido en una de esas teens de cabecera para los pornófilos mejor documentados, una pornstar como la copa de un pino a la que le encanta su trabajo y a menudo hace mucho más de lo que se le exige. Con una afición por el sexo sincera y entregada, y un cuerpecito de muñeca encantador, la floridana se presentaba como una de las más grandes estrellas del futuro del porno cuando debutó, y logró cristalizar esa aura de promesa que exudaba en sus inicios hasta alzarse como una de las más grandes de su generación.

Tras varios años muy presente en la criba personal de todo consumidor de buen porno, 2015 fue el año en que finalmente se desmelenó e hizo estallar todo: su primer anal y su primera doble penetración, ambas publicada en el emergente imperio de Greg Lansky, elevaron considerablemente su estatus hasta convertirla en una de las ganadoras más indiscutibles de la historia en los premios AVN 2016, alineando además tres galardones: mejor pornstar, pornstar favorita del público y mejor pornstar en las redes sociales. Esta terna de premios venían a señalar, respectivamente, que era la starlet con más talento, la que más agradaba a su público gracias a su dulzura, y también la más generosa con sus fans en cuanto a la comunicación online.

Desde aquel año triunfal, Riley mide muy bien el alcance de su trayectoria profesional: trabaja cuando le apetece y solo con quien ella quiere, aprovechando un caché tan trabajado frente a las cámaras durante años como merecido tras la experiencia acumulada y la evidente evolución de su porno.

Leer más

Bienvenido a Orgasmatrix. Usamos cookies.