Layla London

La hermosa Layla London encarna la figura de la novia que todo hombre desearía: un cuerpazo natural absolutamente demoníaco, con bastante de todo y cada cosa en su sitio, y un rostro amable y cuasi angelical que transmite una belleza cercana y accesible, como la típica amiga o compañera de trabajo que no despierta especial interés sexual hasta que uno la ve un día preparada para salir. Sus compañeros además siempre hablan bien de ella, y en Twitter hay numerosos testimonios escritos de que Layla representa el equilibrio ideal entre belleza por dentro y por fuera.

La calidez de su personalidad y de su físico (tiene una piel bronceada que da ganas de refugiarse en sus brazos) le han proporcionado las simpatías de la industria americana del porno, que la acogió con ganas y ella respondió con entusiasmo. Productoras como Reality Kings, Brazzers, Bangbros o Porn Fidelity sacaron lo mejor de su faceta profesional y en los mejores momentos de su carrera muchos pornófilos veteranos tuvieron la certeza relativa de que Layla tenía potencial para convertirse en una de las grandes de su generación.

Pero el porno a veces es un mundo cruel, y cuanto más bella y erotizante es una de sus integrantes, antes nos es retirado el privilegio de seguir asistiendo a su intimidad sexual. En octubre de 2016 Layla cerró sus cuentas en las redes sociales y respondió a los fans que le preguntaron que había dejado el porno. No hubo anuncio oficial de retirada, pero desapareció sin dejar rastro y los insiders de la industria han oído rumores bastante sólidos de que Layla encontró un sugar daddy extremadamente rico y ahora vive disfrutando de su dinero y sin preocuparse de trabajar. Nos duele no volver a verla y haberla podido disfrutar solamente un año, pero hay que reconocer que el trato no es nada malo.

Leer más

Bienvenido a Orgasmatrix. Usamos cookies.