No hay piedad para Amarna Miller

Mirando la filmografía reciente de nuestra queridísima Amarna Miller me doy cuenta de algo revelador: la primera toma de contacto de esta pelirroja madrileña con la industria americana del porno parecía al principio un movimiento puramente comercial, pero a tenor de los frutos ha tenido mucho más que ver con la experimentación sexual que con el dinero. La mayoría de sus escenas ha sido auspiciadas tras los muros de la vieja armería de San Francisco, cuartel general de Kink donde la sirenita de Vallecas ha vivido momentos del porno sadomasoquista más intenso y de mejor factura técnica que este mundo es capaz de dar. Hoy nos volcamos con tres de esas tremendas escenas: una sesión de BDSM, otra de femdom con Kirsten Price y, atención, un polvazo con dominación con la pornstar transexual Foxxy.

Comentarios

Relacionado

Bienvenido a Orgasmatrix. Usamos cookies.