Un correctivo sin compasión a Ivy Lebelle

Sabíamos que Ryan Madison y su mujer, Kelly Madison, habían prestado la plataforma que han levantado con mucho trabajo durante años, esa productora llamada Porn Fidelity, para que otras estrellas de la industria hiciesen sus cositas delante de la cámara mientras ellos se mantenían en la producción y la distribución. Lo que no sabíamos es que darían tanta libertad creativa como para que James Deen hiciese algunas de las barbaridades que se le ocurre infligir a la bella Ivy Lebelle en este polvo: un revolcón de evidente tono dominante en el que podemos encontrar coqueteos con el fisting e incluso algo tan poco habitual en el porno comercial como los water sports: en el minuto 31:00 Deen no duda en soltar un chorrillo de orín en la boca de Ivy, que no solo no parece sorprendida sino que además lo acepta de buen grado.

Comentarios

Relacionado

Bienvenido a Orgasmatrix. Usamos cookies.