Harry Pollas y la prisionera de lo anal

Pinjed

Por 38

¡Dichosos los ojos, Tarra White! La checa más feroz del porno actual es un caso muy sui generis dentro de su propio nicho nacional: se me ocurren docenas de compatriotas suyas más guapas y con mejor cuerpo en el porno, pero quizá su baza sea precisamente su forma de comportarse. Lasciva, apasionada y con cara de comerse a sus amantes después de aparearse, en este caso a Tarra le toca bailar con un señor pollón como el de Danny Dong, que no duda en visitar su ojete aunque solo sea a ratos.

Relacionado

Comentarios