Soft on Demand: el imperio nipón del porno

Viru

Por 41

A estas alturas todos conocemos, en mayor o menor medida, el particularísimo mundo del porno japonés, donde se dan lugar los fetichismos más extraños y las prácticas sexuales más marcianas. Y les encanta: los japos consumen únicamente su propio producto pornográfico. Allí Jesse Jane o Sasha Grey no son nadie, ellos tienen sus estrellas locales, una potente industria destinada a satisfacer la demanda de los clientes. Una industria liderada por Soft on Demand.

sargentos

SoD, para los amigos, es una enorme productora y distribuidora de vídeo que llena las tiendas y videoclubs (aún muy populares) con todo tipo de DVD, desde los más suavitos a los más extraños y escatológicos. Quizá sea el hecho de que esté presidido por una mujer, pero varias de las líneas de productos de SoD apenas podrían considerarse pornográficas en occidente. Aunque su producción es tan brutal que es inabarcable, vamos a intentar repasar algunas de sus títulos y sellos más populares.

metro

Por ejemplo, la línea Zenda trata de… chicas desnudas haciendo cosas. Cosas no sexuales, me refiero. Chavalas en bolas haciendo pesas y ejercicios diversas. Una especialmente cachonda es Zenra Challenger, la que tiene una especie de olimpiadas… en pelotas. Varias chicas compiten por un premio de 600.000 yenes. Desnudas, claro está. Competiciones en piscinas, por la ciudad… el deporte, alternativa a la droga, recuerden. ¡Mucho mejor que el Humor Amarillo!

Pero que no se preocupe el pornófilo, que aquí hay tomate. La peculiar manera de ser de los japoneses los hace, si cabe, más ricos en tabús y comportamientos extraños. Así, pueden encontrar ustedes vídeos donde “las chicas son las que ligan”. Ligan y desvirgan: una de las series más longevas tratan de unas zorrupias buscando por la calle jovencitos vírgenes… y desvirgándolos ante las cámaras. ¿La manera más apropiada?

abuso

No es la única que juega con el siempre sumiso rol que debe tener la mujer en la sociedad nipona. Una exitosa saga cuenta las “aventuras” de una pandilla de chicas delincuentes que se dedican a abusar y pegar palizas a los tíos que se prestan a ello. Por suerte, luego le recompensan follándoselo, pero una dosis de patadas, puñetazos y humillaciones a cargo de la banda de chicas tampoco se los quita nadie. La sarna con gusto…

ramen

Y, ante todo, educación. Abundan también los vídeos donde el objetivo es poner a prueba la estoicidad de chicas y japoneses. Así, tienen vídeos donde hay que intentar comer ramen con semen con la mayor naturalidad, pasear con lefazos en la cara o presentar las noticias mientras reciben descargas seminales… y ni inmutarse.

Me llama también su querencia a la enormidad, al porno por pura acumulación y en espacios cerrados. ellos fueron ellos los encargados de rodar aquella mítica orgía de sexo sincronizado, en la que 250 parejas, 500 personas, cambiaban de postura y de práctica sexual al unísono. Otras variantes de esta faceta de la vida nipona supone el encerrar a cuantas más pornstars en una cabina telefónica, o directamente, a tipas en pelotas frotándose en el metro con varios salidos que después le darán lo suyo. También está documentado un polvo de más de 10 horas. Como lo oyen: por suerte está resumido en apenas una hora y media, pero ahí queda el dato.

Sod Africa

Me ha dejado picuelo la existencida de una serie a cargo del sello Natural High destinada a filmar japonesas violadas por tribus indígenas de todo el mundo. Ahí tienen algunos dvds con chavalas folladas por una tribu de batussis o con tribus sudamericanas perdidas. Algunos se atreven a participar, otros se quedan sencillamente mirando como se la montan las chavalas… Una variación sobre ese tema son aquellos vídeos en los que llevan a las chavalas a follarse homeless japoneses, en una agradable sorpresa para estos pobres, locos y parados de larga duración.

La empresa Deep tiene una exitosa serie. Desde cosas más “convencionales” como leche o pelotas de ping pong a bengalas, nabo rallado o anguilas vivas. Y lo mejor de todo: que los tíos van y meten una cámara dentro de la propia chica para poder captar el momento en toda su intensidad. ¡Agh! Otras tratan de exámenes a conciencia del miembro masculino, por parte de jovencitas más que interesadas en conocer todo sobre su funcionamiento y que no dejan de analizar, sobar, toquetear, medir, golpear y hacer mil perrerías sobre las pollas de los incautos que, eso sí, al final tienen su premio.

garconGarçon es otro subsello dedicado a filmar a las famosas ganguros, chicas pijas niponas famosas por sus morenos y extravagantes maquillaje y complementos. Como las chavalas lo hacen todo en grupo, abundan los “reverse gang bang” y los enfrentamientos entre diversas bandas de chicas, que compiten para ver quién folla más y mejor. ¡La reputación de la banda está en juego!

ruedaSadistic Village es, por su parte, el destinado a un rollo un poco más humillante para las chicas, con cosas como meterles salchichas de carnicería por el culo, echarlas y luego obligarles a comérselas… las meadas, bukkakes, vómitos y demás cosas tampoco faltan en esta línea donde se pueden ver verdaderos urinarios humanos. Destaca también un vídeo en el que una tipa, atada a una rueda que da vueltas, se dedica a rociar de mierda y meados todo lo que pilla, incluida ella misma.

culturistas

Este sello tiene también una extraña línea donde chicas vestidas como clásicos oficios japoneses (la chica que prepara los okonomiyaki, la pescadera o los que tocan los tambores taiko) son folladas sin piedad por algún vándalo tras enseñarnos sus uniformes y su pericia en la profesión de turno. Por no hablar del ya clásico Scatology Culturist, que nos da lo que todos hemos querido ver desde niños: culturistas niponas jugando con mierda. Una combinación ganadora, no cabe duda.

tor

Abundan los título destinados al sexo lésbico más convencional (aunque hagan Judo a sus compañeras), a las colegialas folladoras… o al hentai, porque en SoD también le dan bien a este tema de animación, bajo la nomenclatura de 37°C Binetsu. ¡Y que no el falte el sexo cosplay, claro! Los Power Rangers porno, con tentáculos y similares, tambén abundan. Lady x Lady se dedica a las lesbianas de todo pelaje y condicón, New Sexual se destina al sexo entre hombres (bien para ellos o para ellos) y Glamorous Candy opta por, precisamente, por el softcore.

La cosa les va también que hasta han abierto una nueva línea de juguetitos sexuales y se han pasado al cine “convencional”, si por convencional entendemos el cine de género, con ninjas y monstruos y muchísimas chicas jovencitas, claro. Todo un imperio audiovisual que cuenta ya con más de 100 trabajadores, donde las mujeres ganan por mayoría y que ha llegado a facturar más de 1000 vídeos al año.

judo

Como hemos dicho, la cantidad de material producido es descomunal, con lo cual si les gusta lo que leen, tienen todo un mundo al que asomarse y descubrir poco a poco. De hecho, lo más seguro es que si son consumidores habituales de porno, niponófilos o simplemente aficionados a las cosas raras, ya hayan visto varios vídeos de esta compañía. Prometemos volver a traerles más cosas raras de este peculiar imperio que deja a Vivid o Private en absolutamente nada. Japón, como se suele decir, es otro planeta. Un planeta porno.

Relacionado

Comentarios