Sexo en las olimpiadas

Fogardo

Por 10

Mucho se ha hablado sobre el sexo entre deportistas en la Villa Olímpica pero nunca con la contundencia con la que relata su experiencia sexual el atleta británico Matthew Syed en un interesantísimo artículo publicado por Times Online. Cuenta el exjugador olímpico de tenis de mesa que “a menudo me preguntan si en una villa olímpica se práctica tanto sexo como se dice. Mi respuesta es siempre la misma: eso y más. Participé en mis primeros Juegos en Barcelona 92 y nunca en mi vida he estado tan activo sexualmente como las dos semanas y media que duró mi participación. Es decir, para un joven de 21 años de edad sin estudios y con los dientes torcidos, se trataba de un pequeño milagro.”

Pese a que el sexo no es un deporte olímpico, 10.500 atletas en perfectas condiciones físicas y con mucho tiempo libre una vez que han sido eliminados de los Juegos, dan mucho juego. Sigue el relato con su segunda participación y los Juegos de Beijing “lo mismo ocurrió en Sidney y está sucediendo aquí mismo en Pekín, donde esta vez estoy de comentarista. Hablé hace poco con un deportista australiano para comprobar el ambiente que se respira y me confirmó lo que había vivido años atrás: todo el mundo está totalmente loco una vez que están fuera de sus competiciones. Dios sabe lo que va a ser este fin de semana, pero se avecina algo fuerte. Otro corredor británico dice que los nadadores han terminado la primera semana y ya están inmersos en su propia olimpiada…”

Para terminar, me gustaría citar aquella leyenda urbana de Seul 88, en la que se aseguraba haber encontrado tantos condones usados en los apartamentos de los atletas ingleses que la propia asociación olímpica británica tuvo que prohibir el sexo al aire libre. El propio Matthew Syed en su artículo la da como verídica. Una leyenda, que por cierto, ha sabido aprovechar muy bien la empresa de condones ELASUN. Aquí os dejo las imágenes junto al artículo de Matthew Syed.

Relacionado

Comentarios