El año del selfie inoportuno

La primera vez que vi a alguien sacar un palito telescópico, engancharle el móvil y hacerse un selfie a distancia no me lo podía creer. Pensé que se trataba de un tarado aislado, como esos que salen de fiesta con una GoPro en el pecho o se llevan una tablet enorme para hacer fotos en un concierto, pero no: la moda del palitos está extendiéndose en un mundo en el que el selfie se ha convertido en algo así como el saludo universal y el testimonio de la presencia de uno en determinadas circunstancias. Y aquí es adonde quería llegar: hay que educar a la gente, hay que enseñarles a distinguir cuando un selfie no es tan buena idea como parece, y estos selfies que os traigo son ejemplos muy ilustrativos.

selfie-no-01.jpg
En el funeral del abuelo.

selfie-no-02.jpg
Frente al café de Sidney durante el secuestro islamista.

selfie-no-03.jpg
Junto a un incendio.

selfie-no-04.jpg
Durante el incendio en el muelle de Eastbourne.

selfie-no-05.jpg
Junto al monumento a las víctimas del Holocausto, y frente al campo de Auschwitz.

selfie-no-06.jpg
Tras un accidente de avioneta.

selfie-no-07.jpg
En el puente hay un joven a punto de suicidarse.

selfie-no-08.jpg
Tomando el sol con las cenizas de un ser querido.

selfie-no-09.jpg
El avión está humeando, pero ante todo mucha calma.

selfie-no-10.jpg
Un selfie sonriendo mientras su hijo lucha por vivir.

Comentarios

Relacionado

Bienvenido a Orgasmatrix. Usamos cookies.