Samantha Rone se apunta al edging

Pinjed

Por 3

Ya hemos hablado varias veces del edging, es arma sexual de doble filo que puede servir para hacer sufrir al hombre una mezcla de excitación insoportable y frustración continuada por no alcanzar el orgasmo, pero que bien utilizado puede ser para conseguir justo lo contrario y convertir el orgasmo masculino en una montaña rusa mucho más duradera de lo normal. Quizá lo más complicado de esta denegación consensuada y controlada del orgasmo es soportarlo se la encargada de hacerlo es especialmente guapa o sabe cómo usar su rostro para la seducción, y una que encaja totalmente en esta contingencia es sin duda Samantha Rone, un cervatillo de ojos azules que con la permisiva polla de Mark Rockwell en las manos se convierte en un demonio angelical.

Relacionado

Comentarios