Sydney Cole

Ranking 268

La hermosa Sydney llegó al porno en el momento más propicio y adecuado a su constitución física: poco después del debut exitosos de Piper Perri, la menuda rubia de menos de metro y medio, se puso de moda ese perfil de starlet joven, baja y esbelta que significaba algo así como el regreso de la fiebre teen tan de otras épocas. Y ahí Sydney encajaba de maravilla con su 1,57 y sus 48 kilos de peso combinados, además, con una belleza refinada y extremadamente americana (aunque asegura que tiene genes también alemanes, portugueses y afroamericanos) y una mirada verde y felina con la que, estaba claro, nada podía fallar.

El éxito de Syndey la ha llevado a convertirse en una de las jovencitas de cabecera del porno estadounidense, y aunque en sus primeros años de trayectoria trabajó a marchas forzadas (llegó a rodar más de 60 escenas en los primeros seis meses de su carrera), cuando más a empezado a recibir reconocimientos en la industria ha sido cuando ya llevaba tres o cuatro años trabajando y se ha desarrollado en facetas como la implicación o la actitud respecto a la cámara. Ese reconocimiento no ha cristalizado aún en forma de premios, pero si de nominaciones (cuatro premios AVN, incluida la nominación individual al premio del púlbico al mejor culo) y de una fluir continuo de contratos con compañías del máximo nivel. El desarrollo muscular de su trasero y la manera en que ha aprendido a lucirlo mejor a cámara también le ha ayudado a acumular popularidad, convirtiéndose el suyo en uno de esos culos pequeños pero bien formados y respingones que acaparan multitudes de pornófilos a su alrededor.

En el momento de escribir este texto (verano de 2018), Sydney ya roza las 200 escenas rodadas y mantiene un ritmo de producción mucho más sereno en los últimos meses.

Leer más

Bienvenido a Orgasmatrix. Usamos cookies.