Lucy Pinder

En Gran Bretaña existe una pasión aún mayor que en el resto del mundo por las tetas grandes y naturales. Es algo cultural: allí el entretenimiento erótico a menudo se centra más en la zona mamaria que en los cuartos traseros, que en la actualidad son aparentemente la obsesión de todo el planeta en lo relativo a la anatomía femenina desde el punto de vista sexual. Y en ese ecosistema erótico nacional una de las leyendas más condecoradas y queridas es sin duda Lucy Pinder, la modelo erótica que hizo perder la cabeza a miles de consumidores de lad mags (las revistas masculinas inglesas centradas en el retrato más favorecedor de las tetas) con una mezcla de belleza y pechos de escándalo.

Como casi todas las grandes estrellas, Lucy fue descubierta por casualidad: una mañana tomaba el sol en la playa de Bournemouth con unas amigas y un fotógrafo freelance se fijó en ella. Eso fue en 2003 y ahí se inició su carrera como modelo, pero aún tardaría unos años más hasta su auténtica explosión: concretamente en 2007, cuando apareció por primera vez en topless en la revista Nuts. Aquel mismo año la publicación australiana Ralph la incluía en su lista de los mejores pechos del mundo. A partir de ahí los reconocimientos le llovieron entre sesión y sesión de fotos: estuvo en la lista de las 100 mujeres más sensuales de la revista FHM en las ediciones de 2005, 2006 y 2007 y se convirtió en columnista, presentadora y actriz de televisión. Dicen que tiene el récord de ser una de las modelos con más calendarios vendidos de la historia.

Lucy es bella por fuera y también por dentro, y no me refiero al interior bajo su ropa: su compromiso con el activismo y las acciones solidarias es bien conocido, y ha ayudado a conseguir fondos a numerosas ONGs dedicadas a luchar contra la pobreza en Gran Bretaña y fuera de ella, a ayudar a los veteranos militares, contra el cáncer y contra el maltrato animal.

Leer más

Bienvenido a Orgasmatrix. Usamos cookies.