Bruna Ferraz

Nacida en Porto Alegre, Bruna Ferraz supo que debía mudarse a Sao Paulo en 2005 si quería labrarse una carrera que tuviese que ver con las marranadas. Y así lo hizo: en territorio paulista buscó la manera de convertirse en stripper y no le costó mucho que le diesen trabajo, pero decidió compaginarlo con sesiones de porno casero en solitario desde casa a través de su webcam. Así le llegó la fama como una de las brasileñas más cachondas de la red, y las productoras de porno nacional empezaron a llamar a su puerta con suculentas ofertas para que diese el salto al porno. Así lo hizo dos años después, en 2007, cuando Brasileirinhas logró convencerla para iniciarse en el negocio. Su primera cinta era casi una carta de presentación: A Garota da Web Sex tuvo cierto éxito y significó los primeros pasos de una de las starlets brasileñas más importantes de su generación.

El hecho de que Brasileirinhas, con acceso prácticamente ilimitado a talento desconocido y barato, hiciese el esfuerzo de proponerle un contrato de exclusividad dice mucho la capacidad y la proyección de Bruna, quien de hecho no tuvo suficiente con la industria del porno. Tras posar en algunas revistas eróticas masculinas, amasó un poco más de popularidad entre el público mainstream y eso le valió algunas oportunidades para aparecer en la televisión, en programas como reality show, donde era una de las modelos que ponía a prueba la fidelidad de los concursantes, o Sem Controle, un popular programa de sketches de humor. Sus últimas apariciones de tipo comercial fueron en un certamen de fitness y en el carnaval de Sao Paulo, donde desfiló como una de las bailarinas con la escuela de samba Unidos de Vila Maria.

Desde 2013 sus apariciones solo se han dado en el porno, con un repunte en su volumen de producción bastante considerable en 2015 que duró hasta 2017, año en el que, a menos que publique algo nuevo sin anunciar, parece que se retiró del porno y de la vida pública.

Leer más

Bienvenido a Orgasmatrix. Usamos cookies.