Anri Okita

De padre inglés y madre japonesa, Anri Okita nació en Birmingham, Inglaterra, en el año 1986. Los padres se preocuparon de que Anri estudiara en uno de los colegios más prestigiosos del Reino Unido, pero lo cierto es que la chica no era una estudiante aplicada. No obstante, su educación bilingüe le ha venido de perilla para labrarse una carrera como modelo y estrella del porno en Japón, aparte de sus atributos físicos, claro está.

Con 168 centímetros de altura, tremendamente hermosa y agraciada con unos increíbles pechos naturales, Anri Okita probó suerte como modelo en el Reino Unido, pero más tarde decidió abrirse camino por otros derroteros, concretamente por la industria porno japonesa. Así que con 18 años se trasladó a Japón, intercalando trabajos precarios y pasando bastantes penurias en un principio. De hecho, fue una gran desilusión para ella, puesto que ella veía a Japón como una especie de tierra prometida. Sin embargo, su suerte cambió al conocer a un famoso productor japonés de películas porno, quien pronto vio un diamante en bruto en la joven nipona.

Gracias a su precioso cuerpo, sobre todo a sus bellas y generosas tetas, Anri debutó en el JAV (vídeos de adultos japoneses) en el año 2011 y se hizo popular rápidamente, rodando películas de bondage, humillación y felaciones para las productoras Moodyz y S1 en su mayoría.
Anri se convirtió en una de las principales estrellas del porno de Japón y permaneció activa hasta el 2016, año en que colgó los ligueros y decidió centrarse en su carrera como cantante. Y es que aparte de ser una bella chica de rasgos orientales, Anri toca el piano, el saxo y le encanta coger el micro, en este caso para cantar.

Leer más