Alejandra Omaña

Ranking 172

Un caso absolutamente excepcional y quizá incluso irrepetible: hasta los 24 años Alejandra era una periodista colombiana que colaboraba con sus artículos en la revista Soho y que había escrito un libro, Relatos de la frontera, sobre cosas como el narcotráfico, los sicarios o la prostitución que la rodeaban en la Cúcuta donde vivió gran parte de su juventud; después de los 24 un giro profesional hizo que su reputación le precediera: se hizo actriz porno.

El de Alejandra a.k.a. Amaranta Hank no es ni mucho menos el primer paso de una mujer más o menos popular que prueba suerte en el porno, pero a menudo ese casos han sido más aventuras puntuales y publicity stunts con mucha boquilla y poca demostración (o más softcore que hardcore). En cambio está voluptuosísima y hermosa colombiana cumplió con su objetivo hasta las últimas consecuencias: de sus primeros tímidos trabajos (entre los que se recuerda la masturbación con un crucifijo o el polvo en que Alejandra practicaba sexo anal con un chico virgen) pasó en un año a rodar escenas ya del máximo nivel pornográfico, desde sus sesiones de sexo en Cumlouder o Evil Angel hasta el inolvidable gangbang con doble penetración que regaló la mundo a través de la productora extrema Legal Porno, un punto al que nunca nadie creyó que llegaría la periodista en su afán de experimentación con su propia sexualidad.

En el momento de escribir estas líneas (otoño de 2018), Amaranta sigue trabajando con relativa asiduidad en el porno mientras compatibiliza esta profesión con su pasión por la literatura, el periodismo y el ensayo, y se la puede ver habitualmente colaborando con grandes nombres del porno internacional como Nacho Vidal o Porno Dan, una carrera a la que contribuye al ritmo que le apetece pero en la que sus grandes atributos, su belleza y el morbo añadido de su pasado y su procedencia la convierten sin duda en una starlet única.

Leer más

Bienvenido a Orgasmatrix. Usamos cookies.