Penelope Stone, de Jerusalén al porno

En verano de 2013 llegó al porno una muchacha de enormes ojos oscuros, un cuerpazo natural y unos cuantos tatuajes y piercings repartidos por la geografía de su anatomía. Rodó unas treinta escenas en los cuatro años que estuvo en activo (a mí me recuerda un poco a la bella April O’Neil), hasta 2017, cuando solo lanzó un par de polvos para dos productoras de segunda fila, así que su estrella (si es que alguna vez la tuvo) se fue desvaneciendo progresivamente. Lo llamativo, y es algo que no solemos destacar, es en este caso su procedencia: Penelope Stone nació en Jerusalén, Israel (del país hebreo, por cierto, procede también Abella Danger), un lugar tan santo como pecaminoso fue su devenir posterior.

Comentarios

Relacionado

Bienvenido a Orgasmatrix. Usamos cookies.