¡Oxígeno para esta dama, por favor!

Por todos es bien sabido que unas embestidas poderosas en el ángulo adecuado y con el ritmo idóneo pueden dejar sin respiración a una damisela entregada a la efervescencia sexual más intensa. Lo que quizá no entendieron del todo los encargados de montar el atrezzo de la siguiente escena es que no hacía falta dejar una bombona de oxígeno apuntando hacia la cara de la pobre Etalia Belle, porque entre una crisis respiratoria y un traumatismo craneoencefálico no sé qué es peor. Mucha atención al impacto en cámara lenta.

Comentarios

Relacionado

Bienvenido a Orgasmatrix. Usamos cookies.