One hit wonders: Shay Ryan

Apenas cinco escenas grabadas en su mayoría para Burning Angel entre 2010 y 2013, con enormes períodos de letargo y en una época en que las pornstar tatuadas apenas habían puesto un pie fuera del circuito alt. Ese es todo el legado que nos dejó Shay Ryan, una auténtica preciosidad de proprciones armoniosas, sonrisa seductora, piel luminosa y mucho descaro en cada gesto que hacía. Sobre su firme mecho, un tatuaje que rezaba “I Am Not Afraid” (“no tengo miedo”) dejaba claro que si Shay nos brindó el placer de conocerla fue, en esencia, porque a ella le apetecía.

Comentarios

Relacionado

Bienvenido a Orgasmatrix. Usamos cookies.