Omegle

Una de las ideas más locas que ha traído internet, y una fuente de placer y horror a partes iguales (con todo el espectro intermedio de sensaciones) como pocas se hayan inventado en la historia de las interacciones humanas. Omegle parte de una idea no necesariamente erótica, la conexión aleatoria entre desconocidos con su webcam y un chat de texto. No hay nada que indique que esto es pornográfico o erótico o sexual, pero la cabra tira al monte y como buenos primos de los bonobos que somos, hemos tenido que convertir Omegle en un chat de sexo donde el porno amateur fluye de manera improvisada y natural.

Hogar de exhibicionistas patológicos y aventurosos internautas aburridos en la soledad de su cuarto, Omegle sirve como chat xxx y también como lugar de encuentro para el sexo virtual, una suerte de modalidad cibernética del dogging y el cruising, dando a elegir entre solo vídeo, solo texto, o una combinación de ambos. Omegle es la alternativa ChatRoulette más conocida, y a su vez es también la pionera en este tipo de entretenimiento.