Noelle Easton en busca del tempo adecuado

Not my fucking tempo, gritaba J.K. Simmons antes de lanzar una silla plegable contra la pared en Whiplash. Dudo que sus “directores de orquesta” traten a Noelle Easton con una agresividad tan terrible, pero en el fondo ella sabe muy bien que tras su retirada temporal por motivos de salud todavía no ha conseguido ser la que era. Su físico se ha resentido, y aunque acabará ganando los kilos que le favorecen, su actitud parece algo más seria y distante que antes, como si ya no tuviera esa chispa juvenil de muchacha traviesa. Sigue teniendo solo 20 años, así que le sobra margen. Y nosotros pensamos esperarla.

Comentarios

Relacionado

Bienvenido a Orgasmatrix. Usamos cookies.