Lecciones para la vida: cómo mear esposado

La policía londinense es siempre un remanso de paz y educación. No suelen llevar armas, atienden a los turistas con amabilidad y controlan los altercados por la vía del diálogo y la comprensión, y solo sacan la porra a pasear cuando ya no hay otra salida. De hecho tienen hasta un refinado sentido del humor: cuando detuvieron a este chavalín probablemente drogado hasta las cejas y vieron espectáculo acuático que decidió realizar en plena calle y con las muñecas esposadas, lo primero que dijo uno de los agentes fue algo como: «Bueno, esto sí que es nuevo».

Este post ha sido publicado por Fogardo. Ahora tú también puedes compartir con la comunidad de Orgasmatrix tus propias noticias, reseñas, o cualquier hallazgo pornográfico que consideres interesante.

Comentarios

Relacionado