Recopilación: ¡Mira, mama(r), sin manos!

Pinjed

Por 0

No hay un estándar sobre las felaciones ni un criterio específico y universal que nos diga lo que está bien y lo que está mal, lo que gusta y lo que no, pero sí hay habilidades que son consideradas virtud. La capacidad de realizar un garganta profunda es bastante valorada y difícil de argumentar lo contrario, pero hay otras facetas más sutiles que también aportan valor a una mamada, como por ejemplos las felaciones sin usar las manos. Tradicionalmente en el BDSM es habitual un antifaz en los ojos y una cuerda en las muñecas, detrás de la espalda, como ejercicio de sumisión oral máxima, pero en la recopilación de hoy (que aúna material casero y profesional; extremo y suave) también entran casos en los que las ataduras fueron algo anecdótico y la mirada siguió libre, en ocasiones dirigiéndose fijamente al afortunado en una maniobra de complicidad morbosísima.

Relacionado

Comentarios