Maestras de la mamada: la mujer imperturbable

Hoy vamos a hacernos eco no tanto de una señora con un especial talento o habilidad para la complacencia oral como de una situación digna de observar que también habla muy bien del compromiso de una novia (o una amiga muy cariñosa) con la tarea de darle placer a su novio (o amigo receptivo). Atención a la manera en que la compañera de piso rubia entra en escena al salir de la ducha y sigue actuando con toda normalidad mientras la pareja sigue a lo suyo. De hecho un diría que la muchacha estaba disfrutando de la circunstancia a juzgar por la cantidad de veces que vuelve a asomarse al salón, mirando sin disimular mucho e incluso conversando con la pareja. En una película porno habría un 100% de posibilidades de que la rubia curiosa se uniese a su amigos y entre las dos le diesen al tipo una mamada doble de ensueño, algo que desgraciadamente no sucede nunca en la vida real, incluso aunque parece claro que a la observadora no le faltaron ganas.

Comentarios

Relacionado

Bienvenido a Orgasmatrix. Usamos cookies.