Maestras de la mamada: complacer es un placer

Vaya por delante que las dos damiselas que hoy ocupan nuestra sección centrada en mamadas amateur ni tienen un talento especial para la técnica felatoria, ni muestran una implicación digna de ser subrayada, ni tampoco nos parecen —seamos honestos pese a la crueldad— dos físicos deslumbrantes de rostro angelical y cuerpo diabólico. Eso sí, de aquí queremos hacer un aprecio sincero a esa voluntad de complacer sin inmutarse al señor que se pasa toda la mamada jugando al La Tierra Media: Sombras de Mordor pausando la partida, eso sí, para correrse.

Comentarios

Relacionado

Bienvenido a Orgasmatrix. Usamos cookies.