Sobre los límites del porno

limites porno

Hace poco leí un magnífico ensayo titulado “La ceremonia del porno” en el que, casi a vuelapluma, se hablaba sobre lo que los pornófobos (aquellos que por motivos presuntamente relacionados con la moral están en contra del porno) llaman la escalada de estímulos, es decir, la idea de que el porno intenta aumentar permanentemente en intensidad, romper sus límites y encontrar nuevas y más explícitas vías de perversión para no caer en el tedio. En el mismo ensayo se desmonta esta teoría demostrando que la trayectoria del porno es siempre circular, nunca exponencial; que cuando nos cansamos de ver a señoras recauchutadas y con el pelo teñido, posiblemente empezaremos a ver vídeos amateur con eslovacas desconocidas follando en naves industriales abandonadas, y cuando ya no disfrutemos con éstas volveremos a las anteriores. Y así ad infinitum.

Hace poco leí un magnífico ensayo titulado “La ceremonia del porno” en el que, casi a vuelapluma, se hablaba sobre lo que los pornófobos (aquellos que por motivos presuntamente relacionados con la moral están en contra del porno) llaman la escalada de estímulos, es decir, la idea de que el porno intenta aumentar permanentemente en intensidad, romper sus límites y encontrar nuevas y más explícitas vías de perversión para no caer en el tedio. En el mismo ensayo se desmonta esta teoría demostrando que la trayectoria del porno es siempre circular, nunca exponencial; que cuando nos cansamos de ver a señoras recauchutadas y con el pelo teñido, posiblemente empezaremos a ver vídeos amateur con eslovacas desconocidas follando en naves industriales abandonadas, y cuando ya no disfrutemos con éstas volveremos a las anteriores. Y así ad infinitum.

Las tendencias más brutales del porno llevan ahí desde su mismo nacimiento a principios del siglo pasado, y las stag movies que se proyectaban en burdeles y en los cines privados de los hombres más poderosos ya mostraban mamadas, penetraciones anales, dobles penetraciones e incluso glory holes, así que no debería escandalizarnos el hecho de que alguna actriz como Sandra Romain sea capaz de ejecutar un triple anal, que alguna actriz deje que prácticamente le saquen las tripas por el culo que Belladonna hable de follarse a un perro. El porno es un fenómeno recurrente y vosotros, que os la machacáis diariamente con nuestros vídeos, a estas alturas ya debéis de estar curados de espantos, ¿verdad?

P.S: Los tres vídeos que siguen ya habían sido publicados anteriormente en Orgasmatrix.

Throatfucking con Katja Kassin

Lo sentimos, este video ha sido eliminado

Triple penetración anal (Sandra Romain)
Los impacientes que quieran ver directamente el triple, éste se encuentra a partir del minuto 6:50 de este vídeo.

Lo sentimos, este video ha sido eliminado

Prolapso anal (Extreme Kream)

Lo sentimos, este video ha sido eliminado

Comentarios

Relacionado

Bienvenido a Orgasmatrix. Usamos cookies.