Maestras de la mamada: lametones de amor

El uso de la lengua es parte esencial de la felación decente, ya sin ni siquiera entrar en dispendios orales de alta factura técnica, pero su uso como herramienta exclusiva eficiente y placentera está al alcance de pocas mujeres con buen músculo, muchas ganas de complacer y sobre todo mucha paciencia. Aquí tenemos a una joven moza que está probando el experimento de practicar una mamada a su chico sin llegar a mamar: el masaje continuo e ininterrumpido con la punta de la lengua en la parte posterior del glande es su especialidad y la forma poco habitual en la que consigue esa anhelada explosión blanca y viscosa que marca el final de una sesión bien hecha.

Comentarios

Relacionado

Bienvenido a Orgasmatrix. Usamos cookies.