«No me iré hasta que me folles el culo»

Pinjed

Por 22

Pese a su cara de bobalicón y su terrible acento, Mick Blue es un tipo querido entre las pornófilas. Buena nuestra de ello es lo que le ocurre en este vídeo: al llegar a casa se encuentra un DVD sobre la mesa. Al reproducirlo en la imagen aparece una rubia dándose un buen precalentamiento anal en su cuarto, el de él. Cuando oye un ruido, sube a comprobar qué ocurre y allí está su grupie, sufan fatal, pidiéndole caña. Por suerte la seguidora no es una Misery gorda y peligrosa, sino una impresionante Krissy Lynn con necesidades urgentes y muy concretas. Y Mick, claro está, hace el sacrificio. Todo sea por las fans.

Relacionado

Comentarios