Vuelve Kagney Linn Karter, otra hija del capital

Pinjed

Por 13

En su momento álgido hubo quien no dudó en denominarla “la pornstar perfecta”, no porque tuviese el mejor físico y fuese la más guarra, sino por una extremadamente precisa conjunción de todas las facetas que se le suponen a una actriz porno, un equilibrio asombroso entre inocencia, morbo, actitud, cuerpo, artificio, belleza y personalidad que caracterizaban a Kagney Linn Karter como una de las grandes sensaciones del circuito yanqui. Dos años después de subir a la cresta sigue dando guerra, quizá con menos popularidad, pero con un nivelazo pornográfico de primerísima categoría.

Relacionado

Comentarios