Fabrica tus propios juguetes sexuales

Chloe Cross es una tuitera con cierta curiosidad sexual. Un día, cayó en su poder un libro para fabricar sus propios juguetes sexuales con las cosas que tenía a mano por casa. Con la crisis galopante que tenemos, es una buena manera de ahorrar y seguir enriqueciendo tu vida sexual. ¿O no? Aquí tenemos las instrucciones para hacer algunos de ellos y las impresiones de la chica de su puño y letra.

La “vela-consolador”

La vela consolador

Materiales: Vela, cuchillo, lubricante, condón, vagina o culo (¿o boca?)
Paso 1. Coge un vela y tállala para que adquiera forma de pene. Usa tu imaginación y tu experiencia para darle forma, ponerle venitas, el agujerito.
Paso 2. Cúbrelo con un condón y cantidades industriales de lubricante y ya estás lista para saber o que se siente al follarse algo en un museo de cera, si no lo habías hecho, claro (culpable).
Resultado: Ideal para poner a trabajar tus habilidades creativas Yo he optado por un puntita realista y un tronco suave… mínimo pero efectivos Además decidí dejar la mecha sobresaliendo en la punta para dar más textura y aumentar la sensación. Usa una vela gruesa y reduce su tamaño como quieras. ¡No puedes recuperar lo que le has quitado!

La mira era un poco gruesa, pero me gustan los desafíos. Por desgracia, a pesar de mis esfuerzos para personalizar y personificar la vela para hacerla más cercana la cera era demasiado dura y me dolía. Además me sobreestimé y olvidé que soy prácticamente virgen, así que tuve que rebajarlo a última hora.

Si crees que esperar a que un tipo se ponga un condón corta el rollo, ya verás cuando pilléis un cuchillo y quitéis varios centímetros, capa a capa, de un pene.
Puntuación: 2/5

Máscara fetichista

juguetescaseros3

Materiales: Una capucha y una tijeras. Una cremallera, si te gustan.
Paso 1: hazle un agujero para respirar
Paso 2: Cose una cremallera en el agujero para respirar para más depravación.

Resultado: No le gustó a mi novio, porque no tenía agujero para mi coleta. Y resulta que la lana no es un buen material para una máscara de este tipo. Sudas mucho y, como dijo mi novio, te sientes como ahogando una oveja en cieno. Y personalmente, no se me ocurre nadie que se ponga con eso.

Puntuación: 3/5

La Ensalada Strap On

La Ensalada Strap On

Materiales: una hombrera, una anilla de cortina, dos corchetes, un pepino o salami, un condón, lubricante, orificios.
Paso 1: Corta un pedazo de elástico que encaje en tus caderas Pega un corchete en cada extremo.
Paso 2: Corta un agujero en la hombrera del mismo tamaño que tu anilla de cortina. Cose la anilla al agujero y une los corchetes.
Paso 3: Cose un segundo elástico (el que irá por la raja del culo) al la parte de abajo de la hombrera y pega el corchete.
Paso 4: Escoge un falo y mételo en el anillo de cortina. Pégalo con pegamento. Cúbrelo con un condón y lubricante, y mételo en todos los orificios que puedas.

Resultado: yo usé un pepino porque no quiero meterme carne que no pertenezca a otro humano. Otras opciones son zanahorias (lo bastante duras para darles forma) o el dildo con ribetes de la naturaleza: una panocha de maíz.

pepino dildo

No estoy familiarizada con los Strap-Ons, así que me costó un poco ponérmelo y acostumbrarme. Cuando me aclimaté, estaba orgullosa de mi pene, tan chulo y que olía bien, hasta que la recordé que alguien me metería un pepino en el lugar donde un día existiría un bebe. Oh, consciencia, ¿por qué me tienes que hacer eso? Eso me quitó las ganas y pedí cambiar el sitio. Pero mi follaamigo no estaba por la labor, así que tiramos el invento y me folló con su polla como un ser humano normal.

Puntuación: 2/5

El Balón de roce

balón sexual

Materiales: un globo o un balón de playa, agua caliente, lubricante, un clítoris.
Paso 1: Llena el balón con agua caliente. Cúbrelo de lubricante.
Paso 2: Siéntate encima o frótalo contra tu clítoris. Espera a que los dioses de la fricción te haga suspirar.

Súper barato y desechable. Se supone que es genial para las que no tienen orgasmos con la penetración y para los que tienen fetiches con los globos. Desafortunadamente la idea de alguien que se pone cachondo con un payaso haciendo animalitos con globos me hizo gritar y lo exploté. Por lo tanto, el agua que había en la cama no era mía.

Puntuación: 2/5

Conclusión: ninguno de estos juguetes caseros triunfó. Algunos por su diseño o el trabajo para hacerlos. Otros, porque hay problemas psicológicos al usar objetos diarios para un acto tan privado como el sexo.

Por ejemplo, me imaginaba a mi novio follándome con uno de sus higos chumbos al usar la “Ensalada Strap-On”; y el globo rosa que usó es igual al que sale en la foto que tengo con mi padre y que está en la chimenea de mis papas. Si pienso en eso mientras tengo sexo, me apuntaré inmediatamente a terapia.

Si alguno de nuestros lectores se anima a probarlos, o sabe como fabricar algún juguetito casero, que nos cuente se experiencia. ¡Queremos saber!

Comentarios

Relacionado

Bienvenido a Orgasmatrix. Usamos cookies.