Helene y viva Suecia

Aquello de “¡que vienen las suecas!” quedó casi para la historia del cine cómico español y del turismo de los setenta, cuando culturalmente con el boom turístico habíamos asimilado que Suecia era el país del que venían las mujeres más libertinas y exuberantes, auténticas esculturas andantes de cabello claro. En el siglo XXI ha quedado claro que existen otros países hacia los que mirar en busca de belleza femenina como Ucrania o República Checa, por eso cuando llega una vikinga como Helene (también apodada Irini) nos vemos obligados a observar con los ojos muy abiertos e imitar la voz de Andrés Pajares para repetirlo: “¡Que vienen las suecas!”

Comentarios

Relacionado

Bienvenido a Orgasmatrix. Usamos cookies.