Heather Brooke y sus mamadas legendarias

Pinjed

Por 39

Corría el año 2000 y en la mayoría de hogares con acceso a internet, un módem de 56k lanzaba su robóticas cantinelas (algunos llegamos a memorizarlas) antes de adentrarnos en la autopista de la información. Eran los principios de la masificación de internet, y el porno empezaba a tener mayor protagonismo gracias a la invención del intercambio de archivos P2P. Entre un mar de DVDs digitalizados afloraban también los primeros vídeos caseros porno pensados para venderse a través de la red, y en aquel Big Bang granulado nacía la leyenda de Heather Brooke.

heath-brk.jpg

Su nombre real era Heather Harmon y tenía solo 19 años cuando en 1999 empezó a retransmitir porno con su marido Jim a través de iFriends. Allí, con el asombro de los espectadores al show, descubrió que su talento para tragar pollas era algo inaudito y en junio de 2000 inauguraba la web ideepthroat.com, donde colgaba escenas caseras todos los días de lunes a viernes. Sin ser especialmente guapa ni tener el mejor cuerpo, sus vídeos de mamadas se convirtieron en lo más parecido que había por entonces a un viral, transfiriéndose de ordenador en ordenador y posteriormente llegando a los primeros móviles multimedia, que a su vez los harían circular por bluetooth.

Su garganta privilegiada estaba del todo desprovista del famoso gag reflex, las arcadas fisiológicamente inevitables que se producen durante las felaciones profundas. Su mirada era limpia, amable, juguetona, y sus gestos transmitían una sinceridad y un carácter accesible que añadían un erotizante valor a sus vídeos. A finales de 2004, las inyecciones de colágeno y el aumento de sus implantes de pecho, unidos a un aparente agotamiento de Heather con respecto al proyecto, iniciaban el declive de ideepthroat, que en 2005 cerraría sus puertas para siempre.

Diez años después, Heather sigue en la memoria confesa o inconfesa de millones de pajeros, y a estas alturas todavía no ha emergido una pornstar amateur capaz de rivalizar con ella en talento y alcance. La mayor tragasables que ha dado el porno no profesional tiene hoy en día un estatus cercano al de icono pop de la cultura de internet, y es para muchos nacidos a principios de los noventa uno de los primeros recuerdos pornográficos que les brindó internet.

A día de hoy no se sabe con exactitud qué fue de ella. Hay quien dice que se quedó embarazada o que ya tenía un hijo y prefirió dedicarse a la vida familiar, y también hay quien cree que en esos cinco años Heather y Jim hicieron tanto dinero que se solucionaron el resto de sus vidas y se retiraron para disfrutarla. En cualquier caso, nosotros queremos rendirle hoy un homenaje con esta recopilación de más de dos horas que empieza, mucha atención, con el que posiblemente sea el minuto de oro de la historia del porno amateur.

Relacionado

Comentarios