Hannah Brooks nos condena al porno semiprofesional

Si bien a una camgirl no se le puede exigir que de un salto tan brutal como pasar de su cuarto al set de rodaje de un estudio de porno profesional (aunque hay ejemplos a patadas de este trasvase profesional), sí existen mujeres de un perfil erótico más intermedio como el caso de Hannah Brooks, que no solo se exhibe en sus vídeos y fotos sino que demuestra que podría ser, si ella quisiera, una pornstar profesional de primerísimo nivel. Lamentablemente va a ser complicado verla algún día fuera de vídeos producidos por ella misma y vendidos a través de plataformas como ManyVids. Perdérnosla en una película porno de entidad es el precio a pagar por el privilegio de poder contemplarla en su salsa.

Comentarios

Relacionado

Bienvenido a Orgasmatrix. Usamos cookies.