Giselle Montes pondrá el porno mexicano en alto

El porno mexicano siempre se ha caracterizado por la precariedad de sus producciones, cuestión desconcertante si tomamos en cuenta que el país está dentro del top 20 de mayores consumidores. Mucho del talento azteca —recordemos los casos de Melodie Petite o Helena Danae— inició con videos precarios, mal editados y con pésimo desempeño frente a las cámaras. A pesar de ello, el valor de estas producciones recae en la inexperiencia de los actores, la cual resulta estimulante para el espíritu morboso del público, pues es común apreciar fallas, momentos incómodos (e incluso palcenteros), a lo largo del rodaje.

Prueba de ello es el trabajo de Giselle Montes, quien —a falta de un gran director y un buen agente— comenzó en la compleja industria de la paja con videos donde ejecuta flashing en los lugares más inesperados, por ejemplo, un minisúper o una calle de la provincia mexicana. La inocencia aparente, la neumaticidad y el calor latinoamericano alimentan estos clips. Seguidora de la tradición de mujeres como Mia Marín —parodia de la otra gran Mia— y de Mujer Luna Bella, nos encontramos frente uno de los prospectos más fuertes del porno mexicano actual.

Giselle Montes en un gangbang

Sexmex

Este post ha sido publicado por Peter Gooseberg. Ahora tú también puedes compartir con la comunidad de Orgasmatrix tus propias noticias, reseñas, o cualquier hallazgo pornográfico que consideres interesante.

Comentarios

Relacionado