Una hostia divina

Una hostia divina

Me pidió perdón. Lo abofeteé, lo que me calmó. Le dije “te castigo por el dolor que me has causado”. — Samereh Alinejad, madre del asesinado.

Según la sharia en Irán, un condenado a muerte por asesinato puede escapar a la ejecución y purgar su pena en prisión si la familia de la víctima lo perdona. Esto fue precisamente lo que la cámara del fotógrafo Arash Khamooshi captó en el momento de la ejecución de un joven de 20 años por un asesinato cometido cuando tenía sólo 13 años: el acusado tenía la soga al cuello cuando se acercó la madre del joven asesinado y en lugar de contemplar la ejecución, le dio una bofetada, y con ella, llegó el perdón. Gracias a Ismail.

Comentarios

Bienvenido a Orgasmatrix. Usamos cookies.