Un sacrificio educativo

Fogardo

Por 28

De hecho estoy orgulloso porque creo que le dimos a los niños una enorme enseñanza de la anatomía de una jirafa, que no habrían visto en una foto. — Stenbaek Bro, representante del zoológico de Copenhague.

De poco sirvieron las miles de firmas recogidas y las quejas de organizaciones para la protección de los animales. El zoo de Copenhague sacrificó a Marius, una jirafa de dos años, alegando que tenía que evitar futuros problemas de consanguinidad. La finalidad del zoo es asegurarse que los mejores genes pasan a las generaciones venideras. Los visitantes fueron invitados a ver como despedazaban a la jirafa y su carne era arrojada a los leones. Gracias a P.

Comentarios