Bienvenidos al infierno

Fogardo

Por 42

La consecuencia psicológica de ver pornografía es, principalmente, reducir al ser humano a la categoría de objeto, cosificarlo, olvidando que la sexualidad es una importante modalidad de comunicación. El consumidor de pornografía acaba siendo un masturbador solitario que, incluso, se masturba con el cuerpo del otro cuando mantiene una relación sexual. Se produce falta de comunicación, aislamiento y frustración ante la repetición mecánica de buscar el orgasmo sin llegar a disfrutar del sexo en plenitud. — José Miguel Gaona, psiquiatra.

Esta es la maravillosa portada del último número de “Alfa y Omega”, el semanario católico de información que cada jueves ofrece el diario ABC a sus queridos lectores. Gracias a Acéfalo.

Comentarios