Víctimas de la ciencia

Víctimas de la ciencia

En verano de 1974, la periodista Mary Beith entraba a trabajar de incógnito en la Imperial Chemical Industries de Macclesfield, Inglaterra, bajo la premisa de corroborar algo terrible: cuatro años antes el Dr. Oscar Auerbach aseguró que había entrenado a 86 perros beagle para fumar y que 20 de ellos habían desarrollado cáncer. Era el primer experimento que demostraba la relación entre el consumo de cigarrillos y el cáncer, y se abrió dos frentes en su contra: la industria del tabaco y los activistas defensores de los animales.

Mary Beith consiguió engañar a sus nuevos jefes para no entregar su tarjeta de la seguridad social (algo que le habría desenmascarado) asegurando que la había perdido por casa y ellos, quizá porque en aquella época había más despreocupación, le concedieron tres días para encontrarla antes de despedirla. Esos tres días fueron suficiente para entrar con una cámara oculta y tomar instantáneas como la de hoy, con decenas de beagles atrapados en una especie de cepo con unas mascarillas delante que les obligaban a inhalar hasta 30 cigarrillos diarios para probar un nuevo tipo de tabaco libre de nicotina.

La noticia llegó al periódico The Sunday People de Manchester, el que le había encargado la misión, pero quedó traspapelada durante meses hasta que vio la luz en portada el 26 de enero de 1975, coincidendo con la publicación del libro Víctimas de la ciencia, en el que Richard Ryer denunciaba a bombo y platillo las barbaridades que se estaban cometiendo contra los animales en muchos laboratorios de todo el mundo. La respuesta fe brutal y dio lugar a violentos disturbios por parte de defensores de los animales, llegando a encarcelarse a dos de los líderes del Frente de Liberación Animal, y abriéndose una nueva etapa a la que acompañarían muchos cambios en las leyes concernientes a los derechos de los animales.

Irónicamente, Mary Beith, la periodista que sacó a la luz todo el asunto, era una fumadora empedernida y falleció el mes pasado tras perder una dura batalla contra el cáncer de pulmón.

Comentarios

Bienvenido a Orgasmatrix. Usamos cookies.