Nabokov y la entrepierna subliminal

Nabokov y la entrepierna subliminal

Hay dos clases de memoria visual: con una, recreamos diestramente una imagen en el laboratorio de nuestra mente con los ojos abiertos (y así veo a Annabel, en términos generales tales como «piel color de miel», «brazos delgados», «pelo castaño y corto», «pestañas largas», «boca grande, brillante»); con la otra, evocamos instantáneamente con los ojos cerrados, en la oscura intimidad de los párpados, el objetivo, réplica absolutamente óptica de un rostro amado, un diminuto espectro de colores naturales (y así veo a Lolita). — Extracto de “Lolita”, de Vladimir Nabokov.

Comentarios

Bienvenido a Orgasmatrix. Usamos cookies.