Vive la mort!

Fogardo

Por 13

Se llama aplomo la capacidad de enfrentarse a la guillotina sin perder la cabeza. — Marco Aurelio Almazán, escritor y diplomático mexicano.

El 17 de junio de 1939, Eugen Weidmann fue decapitado fuera de la prisión de Saint-Pierre, en Versalles. Las muestras de júbilo por parte de los espectadores —muchos alzando sus copas y gritando “Vive la mort!” — fueron tan escandalosas que el presidente francés Albert Lebrun prohibió futuras ejecuciones públicas. Desconocido en el momento por las autoridades, la ejecución fue filmada desde el balcón de un apartamento junto a la prisión. El actor británico Christopher Lee, que entonces tenía 17 años, fue testigo del terrible ajusticiamiento.

Comentarios