El último K.O. de Smokin’ Joe

Pinjed

Por 15

El pasado lunes fallecía a los 67 de cáncer de hígado Joe Frazier, uno de los boxeadores más importantes de todos los tiempos y el primero en demostrar que el legendario Muhammad Ali también sangraba. Ambos protagonizaron la llamada “Pelea del siglo” cuando se enfrentaron en marzo de 1971, en Nueva York, con un combate en el que Ali perdía la imbatibilidad. Y repitieron en enero del 74 con victoria de Ali y en octubre del 75 en Manila, Filipinas, donde se produjo la que muchos consideran la mejor pelea de toda la historia del boxeo. Esa noche Joe acabaría retirándose del cuadrilátero en el décimo cuarto asalto y la relación con su máximo rival se teñiría de un rencor y un resentimiento que nunca llegarían a superar.

Tras su retirada a principios de los 80, Frazier se dejó llevar por la mala gestión de su fortuna y acabó arruinado, viviendo en el segundo piso de un gimnasio de Philadelphia donde entrenaba a algunos jóvenes. El pasado septiembre se le diagnosticaba un cáncer hepático que se llevaría su vida dos meses después. Solo entonces su gran rival, su némesis, Muhammad Ali, le dedicaba un elogio: «El mundo ha perdido a un gran campeón. Siempre recordaré a Joe con respeto y admiración».

Comentarios