El “tigre” y el elefante acariciado

Fogardo

Por 18

El elefante se deja acariciar; el piojo no. — Conde De Lautréamont

Comentarios