El sádico bien adaptado

Fogardo

Por 3

Un masoquista extrae placer de ser maltratado; en consecuencia, si se le niega al masoquista su placer a través del dolor, eso le hace sufrir tanto como el verdadero dolor físico hace sufrir al que no es masoquista. La historia del sádico auténticamente cruel ilustra bien la cuestión. El masoquista le dice al sádico: «golpéame». A lo cual el sádico despiadado responde: “¡NO!” Si una persona quiere ser maltratada y disfruta sufriendo, no hay razón alguna para no darle gusto en lo que acostumbra. En el lenguaje popular, el término “sádico” describe a alguien que obtiene placer de la brutalidad indiscriminada. Sin embargo, un verdadero sádico es selectivo. De la amplia reserva de víctimas apropiadas, escoge cuidadosamente, y se deleita dándoles a quienes gustan vivir en el dolor la satisfacción de sus deseos. ¡El sádico “bien adaptado” es epicúreo al seleccionar aquellos en quienes su energía será bien invertida! ¡Si una persona es lo bastante saludable para admitir que es un masoquista y disfruta siendo esclavizado y azotado, un sádico verdadero estará dichoso de participar! — Anton Szandor LaVey, fundador de la Iglesia de Satán.

Comentarios

  • Fer

    Un sádico debe de dar dolor y no discriminar a su víctima, sin importar que esta sea masoquista o no. Interesante, el satanismo tiene principios de igualdad.

  • Roro Rora

    Tetas de burra…

  • hexed vexed

    Me podrían dar mas información sobre la foto por favor !!