El postre del mal

Fogardo

Por 57

Así documenta la siguiente fotografía el número de noviembre de 1946 de la revista Time:

Las semana pasada en Washington, en el club de oficiales de la Army War College, dos almirantes y sus esposas dieron una pequeña fiesta para conmemorar la disolución de los destacamentos conjuntos de la armada y la marina, que estaban en esos momentos cumpliendo con la operación Crossroads [NdT: “encrucijada”, en el Atolón Bikini, donde realizaron pruebas nucleares con artefactos de más de 21 kilotones.]. Un gremio de panaderos del este de St. Louis les envió un pastel hecho de nubecillas de bizcocho ligero simulando la forma de una explosión atómica.. El vicealmirante W.H.P. (“Spike”) Blandy, comandante de la operación Crossroads y la señora Blandy fueron fotografiados cortando alegremente el pastel, mientras el contraalmirante F.J. Lowry contemplaba sonriente la escena.

De entre las airadas reacciones a esta fotografía de algunos personajes de la alta sociedad, destaca lo que dijo el reverendo Davies, pastor de la Iglesia Unitaria de Washington:

Una imagen del todo repugnante. Si tengo que ser sincero creo que la calificaría de obscena… ¿Qué dirían en Hiroshima o Nagasaki si supieran que los americanos hacen bizcochos con la forma de algo tan terrible y diabólico?

Lo mejor, la conclusión de Time:

Quizá sea lo más duro que se haya dicho jamás sobre un postre.

Comentarios