El divorcio, tatuaje que no se borra

El divorcio, tatuaje que no se borra

Jacqui Moore es una paisajista de 41 años que se separó de su marido en 2003 y decidió hacerse un tatuaje que simbolizara la libertad que le ofrecía su nueva vida. La pareja lleva ya casi una década unida y en ese lapso de tiempo Jacqui se ha tatuado el 85% de su cuerpo. Un tatuaje valorado en 13.500 libras, pero que afortunadamente para ella, es obra de su generoso novio y gran tatuador.

Comentarios

Bienvenido a Orgasmatrix. Usamos cookies.