Carcass: “el arte de la putrefacción”

Fogardo

Por 17

El primer disco de la banda inglesa de grindcore Carcass (Reek of Putrefaction) fue ilustrado con una portada extremadamente repulsiva. Fue su sello discográfico, Earache, quien propuso que la cubierta fuera lo más intensa posible; curiosamente en su posterior versión CD fue substituida por otra mucho menos controvertida. El diseño fue encargado a la agencia Gruesome Graphics, detrás de la cual estaba Jeff Walker, bajista y cantante del grupo, y autor también de la portada del primer disco de Napalm Death. Las fotografías que conforman este collage de autopsias humanas fueron extraídas de revistas de medicina. Aunque todas ellas nauseabundas, fueron ensambladas cuidadosamente para conformar un poético collage visual. En la revista The Wire 282, Lasse Marhaug aporta una interesante descripción: “alcanza un nivel del absurdo y deconstrucción más cercano a la tradición dadaísta de Stan Brakhage, Hermann Nitsch y Damien Hirst, que del sensacionalismo para adolescentes que impera en el metal”. Es interesante destacar el vegetarianismo extremo que el grupo Carcass profesaba en aquella época, hasta el punto de poder interpretarse la portada como “la carne es sinónimo de asesinato”.

Relacionado: las 13 portadas de rock más extremas de la historia.

Comentarios