“Al final la pescaron”

Fogardo

Por 8

Benjamin Neufeld escuchó un fuerte golpe fuera de su casa de Bel Air, en Los Ángeles. Al salir se dio cuenta de que su esposa Elizabeth estaba atrapada en el coche y que se había quedado tumbado de un lado. Tras comprobar que se encontraba bien, a Benjamin no se le ocurrió otra cosa que hacerse una foto junto al Honda volcado y su mujer dentro. Horas más tarde, el propio Benjamin lo explicaba a las noticias locales: “podíamos hablar cómodamente y de forma agradable… Al final, la pescaron, se llevaron el coche y aquí estamos”.

Comentarios