38 años con el brazo en alto

Pinjed

Por 68

El mercader de Nueva Delhi Mahant Amar Bharti Ji tuvo una epifanía en 1970 y decidió dejar su trabajo, su familia y sus seres querido para dedicarse a la vida espiritual. Tres años después sintió que aún estaba demasiado a merced de las tentaciones terrenales de su antigua vida, y como símbolo de su sacrificio levantó el brazo en honor a la diosa hindú Shiva y no lo ha vuelto a bajar desde entonces.

Tras 38 años en alto, la extremidad ha quedado completamente inutilizada, deformada, y las uñas han ido creciendo retorcidas y maltrechas. Tras casi cuatro décadas de terribles dolores, Amar dice que ya no le duele. Probablemente la atrofia ha sido tan severa que ha afectado a los nervios y jamás podrá volver a mover o sentir lo que queda de su brazo derecho, pero su convicción y sus férreas creencias le han convertido en un ejemplo de integridad para sus numerosos seguidores, algunos de los cuales han empezado a imitarle alzando un brazo durante meses e incluso años.

Comentarios