Se cuece una fiesta de chicas BDSM y entrevistamos a sus organizadoras

Fogardo

Por 8

Dos veces al año se dan cita en Madrid y otras ciudades un grupo de mujeres con la única intención de dar rienda suelta a sus fantasías eróticas. Nos referimos a BiBo, fiesta iniciada en Madrid y que dado su éxito se ha ido repitiendo hasta convertirse en imprescindible entre lesbianas y amantes del BDSM. Hoy, de la mano de sus organizadoras, nos adentramos en un universo donde las sumisas son tratadas como reinas, folladas como putas, y en el que las pollas, no tienen cabida.

Por cierto, recordar a todas las interesadas que la próxima fiesta BiBo tendrá lugar en Barcelona el 11 de mayo en el Club Social Rosas 5. Sólo chicas, transexuales, queers, genderfuckers… Es importante confirmar la asistencia por correo (bibobdsmmadrid @ gmail . com) ya que el aforo es limitado. Más información en el blog oficial de BiBo.

A ver Dita, cuéntanos de qué va todo este rollo de la fiesta BiBO.
La BIBO es una reunión de criaturas femeninas con ganas de soltarse la melena y probar sus perversiones.

O sea que es una fiesta donde las tías van a follar unas con otras y además a que las zurren.
Cada cual con el orden e intensidad que más le plazca. En esta fiesta se entremezclan coñitos mojados, culos azotados, gritos de dolor y los más exquisitos gemidos.

¿Y cuál es el perfil de chica que acude a estas fiestas?
Pues la verdad es que tenemos un perfil muy amplio desde las Bedesemeras de siempre, hasta las novatas rescatadas de clubs swingers, de los diecinueve a los cincuenta y tantos, de kinkys a señoras súper serias y educadas.

¿Sois todas bolleras, bisexuales o también acuden chicas normales, es decir, heterosexuales?
¿Normales? Todas somos extraordinarias: Acuden chicas o mujeres de todo tipo, normal.mente las mujeres que acuden tienen inquietudes sexuales por otras mujeres aunque para otras la inquietud es sólo de juego BDSM, o sea, no follar con ellas sino tener un ama o una sumisa.

bibo-bcn-02

Un elemento importante en las fiestas BSDM suele ser la vestimenta. ¿Cuál es el dress code de la BiBo?
El dress code es muy amplio pues los fetichismos abarcan mucho y éste es el motivo principal de la vestimenta, lo que está claro es que no se admite la ropa de calle. Puedes venir de látex, de cuero, rollo militar, dandy, de dama con corsé, con ropa interior de encaje, de enfermera… en todo caso sexy, femenino y fetichista para las mujeres más femmes y duro, fetichista y masculino o queer para las más demás (butches, bois,etcétera).

¿Y cuántas chicas suelen acudir? ¿Cuál es el límite de aforo? ¿Son mayoritariamente de Madrid?
Normalmente solemos ser entre unas 30 y 40, dependiendo sobre todo de la ciudad donde la hagamos y las fechas. El límite de aforo depende más del local que de nosotras. El máximo que hemos albergado han sido unos 60 xoxetes y chicos trans.

bibo-bcn-01

¿Cómo suelen acabar este tipo de fiestas? (¿orgía?)
La fiesta acaba con gemidos varios, golpes secos de palas y algunas bragas muy mojadas. Las post-bibo son cosa particular de cada cual ;)

Vale, me has convencido. Ponme en la lista. (¿pueden participar hombres heterosexuales?)
Lo sentimos mucho pero los hombres biológicos (en argot cis-hombres) no pueden entrar, ya sean heterosexuales u homosexuales. Ni bisexuales, que todo hay que decirlo. Sí entran chicas transexuales acreditadamente bolleras y queer.

bibo-bcn-03

Pero he leído que los gays y los transexuales son bienvenidos. O sea que las pollas no son el problema.
Solo aceptamos pollas de plástico o madera para las más ecológicas ;) Los transexuales tanto HaM como MaH si pueden venir, pues son mujeres o se sienten mujeres en el primer caso y en el segundo, estos chicos tiene su hueco aquí ya que no son bien recibidos ni en fiestas gays ni en fiestas hetero. Somos una fiesta queer. Las pollas tomadas como tales son un problema para las invitadas si no se manejan con respeto, o sea, recogiditas. No aceptamos pollas en el sentido descrito, no son visibles, no se sacan, se pide respeto por el deseo de pollas-cero de nuestro ilustre y lascivo público femenino.

¿Dejaríais entrar a Buck Angel?
¡Buck Angel ya está en la lista! ;)

bibo-bcn-buck

Pues yo soy mucho más femenino que ese señor, me siento discriminado y me muero de envidia.
La envidia no es sana; mejor muérete de celos que por lo menos duelen y si eres un poco masoca te pondrá hasta cachondo :P

bibo-bcn-05

Tengo una amiga bisexual a la que le encantaría asistir pero no le interesa demasiado el BDSM. Ella lo que anda buscando es una bacanal y que le coman el coño cuantas más personas mejor. ¿Lo puede hacer realidad en vuestra fiesta o que se busque la vida por otro lado?
Se puede hacer real siempre y cuando tenga suficiente carisma para conseguirlo por ejemplo se puede ofrecer a una domme (ama) para ser su juguete sexual y ser atada en la mazmorra e invitar a todas las que quieran a comerle el coño ‘en contra’ de sus deseos. O puede buscarse una sumisa y como domme obligarla a comerle el coño hasta que se derrita y le tiemblen las piernas. En todo caso, eso sí, todo bien pactadito de antemano. Ya sabéis que las perversiones siempre van atadas al respeto. En otras ediciones de la fiesta esto no ha sido una fantasía, sino una realidad: la chica llevaba el ADN de media fiesta en la boca.

Sinceramente opino que si eres hembra, vives en Barcelona y no acudes a la BiBo, te estás perdiendo algo grande.

Relacionado

Comentarios

  • Macho Man

    No posteen estupideces.

    • javieruchiha

      Adhiero.

  • Bili

    A mucha gente le parece una idiotez la moda de rasurarse, si va así es porque quiere.

    • javiercito

      moda? no sera higiene, estetica, salud, etc etc

    • niss

      Estética lo entiendo. Pero Higiene y salud? Mi novia tiene pelos en los sobacos y no pasa nada. Cuando uno se ducha todos los días la higiene no tiene nada que ver.

  • molan! me apunté a la próxima en Madrid! jeje

    • Patty heart

      Creo que yo también ^^

  • Bane

    Cada vez tengo más claro que el día que la gente vaya a por ellas se lo tendrán merecido. Ojalá pase pronto y podamos reirnos.