Un mito del porno: los vídeos de pilladas

Me hace gracia la cantidad de preguntas que me llegan a través de ask.fm, mi blog e incluso en los comentarios de esta misma web preguntándome sobre los vídeos de “pilladas”. Para todos aquellos que no seáis unos entendidos del argot pornográfico, os explico: se denomina de esta manera a las escenas en las que se recrea una situación supuestamente real en la que uno de los participantes (normalmente el mismo que maneja la cámara, y de género masculino) acaba ofreciendo dinero o servicios a su compañera a cambio de tener sexo con él. Todos los vídeos tienen como común denominador una sensación rancia y tremendamente turbia de que la chica está siendo engañada. También se engloban dentro de esta categoría los vídeos de “cámara oculta” en los cuales los participantes desconocen que están siendo grabados.

girlsdoporn

Algunos guiones básicos para este tipo de escena serían:

#1: Chico para a chica por la calle y después de una corta conversación, acaba ofreciéndole dinero por acostarse con él. La chica acepta. Van a los baños de un bar/parque público/coche y se graban mientras tienen sexo.

#2: Chica va a casting de modelos. El entrevistador le ofrece tener sexo con él a cambio de conseguirle trabajo. Chica acepta. Todo es grabado en video y acaba colgándose en internet.

#3: Chica se sube a taxi pero no tiene dinero para pagar el viaje. Acaba follándose al taxista a cambio de que la lleve a su destino.

#4: Pareja tiene sexo en el almacén de su lugar de trabajo. Las cámaras de seguridad lo registran todo y alguien lo sube a la web.

#5 Chica borracha accede a tener sexo mientras es grabada con una cámara de video.

Claros ejemplos de productoras de este estilo serían Fake Taxi, Fake Agent, Public Agent, MOFOS, Fake Hospital o Female Agent.

Y ahora la gran duda que todos me preguntáis: este tipo de vídeos, ¿Son pilladas reales? La respuesta es NO. Además con letras grandes, fosforescentes y de neón.

El 99,99% de los vídeos están preparados, pactados, guionizados y totalmente hablados antes de empezar a grabar.

money talks — Reality Kings
Los billetes corren en Money Talks

Pero y todo esto ¿Cómo se organiza? Después de llegar a un acuerdo monetario con la productora y dejar claras las prácticas que se van a realizar (¿hetero? ¿anal? ¿lésbico?) se estipula la fecha y localización de la grabación. Una vez allí y tras comprobar que todos los análisis de ETS están limpios y son recientes, se acuerda un guión para la escena. La calidad técnica de este tipo de vídeos no suele ser muy alta y abundan las escenas grabadas con “cámara oculta” y POV (Point of view, estilo de grabación en el que el cámara de la escena es también el actor de la misma) pero son las dotes interpretativas de la actriz las que marcan un antes y un después en la grabación: uno de los puntos clave es hacer que la historia sea creíble. Yo misma he interpretado el papel de una estudiante de Erasmus a la que le ofrecen tener sexo dentro de los baños de un casino, o una modelo engañada durante un casting para tener relaciones con el entrevistador.

Los rodajes son cortos, no se hacen fotos (o si se hacen son de carácter totalmente amateur) y en apenas una hora se ha terminado la escena de sexo y la introducción. El precio medio de una de estas escenas es de 400/450€ por un hetero.

in the vip — Reality Kings
In the VIP, la discoteca más caliente de Reality Kings

Otro común denominador en este estilo de grabación es el uso de sitios públicos para practicar sexo. Baños de discotecas, descampados y probadores de tiendas estimulan la imaginación del espectador y aportan un morbo añadido a la escena: el de ser pillados en mitad de la acción. Sin embargo y para desilusión de los consumidores, en su gran mayoría los lugares en los que se desarrolla el sexo son escenarios construidos o localizaciones pactadas. Cuando estás invirtiendo tu dinero en producir un video no puedes permitirte que alguien inadecuado te pille por sorpresa en mitad del rodaje y te estropee la grabación ¡Ah, la magia del vídeo!

fake hospital

Este estilo de páginas porno se nutren del morbo que presentan las grabaciones amateur, en las cuales parece que los participantes de la escena estén improvisando y que no haya nada pactado con anterioridad. El pensar que no son actores ni actrices profesionales sino gente de la calle añade un morbo especial para el espectador que quiere sentirse identificado con el video que está viendo: la situación de un rodaje de porno mainstream es inalcanzable para el usuario estándar, pero los vídeos de pilladas muestran circunstancias creíbles que podrían, dentro de unos límites, pasarte en tu vida diaria. Aportan cercanía.

public agent
Public Agent en plena acción

Dicho esto, me parece importante destacar que hay un componente machista bastante preocupante en todos los vídeos de este estilo. Y es que en la gran mayoría de grabaciones es el chico el que se aprovecha de una mujer ingenua, engañada hasta la saciedad para tener sexo con él. Presenta un estereotipo caduco en el que la chica está siempre en situación de inferioridad y educa al espectador dentro de un modelo de relación sexual tóxico e insano. Personalmente opino que el tipo de argumentos que se usan en estos vídeos merecerían una revisión.

amarna miller — fake taxi
Amarna subida al Fake Taxi

Tenía ganas de poder tirar abajo algunos de los mitos que circulan alrededor de esta categoría de escenas, y es que aún me parece increíble que haya gente que piense que estos vídeos presentan situaciones reales. Sinceramente ¿a cuántas chicas conocéis que dirían que si a una proposición de este estilo? Espero que este artículo ayude a comprender un poco mejor las entrañas de la industria. ¡Acordaos de mi la próxima vez que veáis un vídeo de pilladas!

Comentarios

Relacionado

Bienvenido a Orgasmatrix. Usamos cookies.