Santuario camgirl: un elogio de la caída

Uso la expresión santuario camgirl porque tengo la impresión de que el porno amateur y especialmente el que se emite en directo a través de webcam se ha convertido en un refugio que cubre las fantasías que el porno comercial mainstream ni siquiera considera. Un ejemplo es el gusto (que por cierto no deberíamos fetichizar: es algo normal, habitual y saludable) por el pecho caído en un mundo en el que la firmeza imposible es ley y el canon estético rara vez permite un espacio a un rasgo físico que disfrutan millones de personas. Hoy os traigo unos pocos ejemplos sacados directamente del mundo de la webcam para reivindicar el gusto por el pecho con caída natural, ese que trae reminiscencias de las tan añoradas tetas-misil de los años setenta, sin complejos.

Lo sentimos, este video ha sido eliminado

Comentarios

Relacionado

Bienvenido a Orgasmatrix. Usamos cookies.